domingo, 14 de febrero de 2010

Meet the Feebles


Tras varias horas de bloqueo mental creo que ya tengo más o menos organizado en mi cabeza como voy a comentar esta película.

Empezaremos con una breve descripción para los que no tengan ni idea de que va. Meet the Feebles cuenta la historia de un grupo de marionetas que hacen un espectáculo ambulante de variedades y de cómo en un día lo mandan todo a tomar por saco. Y son los hechos acontecidos durante ese fatídico día los que veremos relatados durante la hora y media que dura la película.

Hay varios personajes principales, pero empezaremos con Heidi, la hipopótama, que desde mi punto de vista es la más importante. Heidi es la estrella del espectáculo y mantiene una relación con Bletch, la morsa director. Con el paso de los años se ha convertido en una adicta al azúcar y devora todos los pasteles que encuentra a su alcance, lo que le ha llevado a engordar unos cuantos kilos y a que Bletch tenga que buscarse una amante, la gata Samantha. Cuando Heidi descubre que Bletch le es infiel intenta suicidarse pero no lo consigue, retomaremos este tema después porque es el desencadenante de la apoteosis final.


Otro personaje importante es Robert, un erizo que acaba de unirse a la compañía y que se enamora perdidamente de Lucille, una de las coristas. Al principio Lucille pasa de Robert pero Arthur, un gusano viejuno, le ayuda a conquistarla haciendo que Robert cante flamenco para Lucille. Sufren una crisis cuando Trevor, el ayudante rata de Bletch, droga a Lucille para que se convierta en actriz porno, pero al final el entuerto se desentuerta, se casan y tienen 2 hijos.


Sidney es un elefante que amaestra pelusas gigantes de colores y que según la gallina Sandy es padre de su último hijo, una especie de engendro con cuerpo de gallina pero con cabeza y patas de elefante llamado Seymour, que por si tenía ya bastante con ser mitad pollo mitad elefante, encima se llama Seymour. Lo último que se sabe de este padre y de este hijo es que viven en el campo y tienen un huerto.


Una mosca periodista acosa a Harry, un conejo salidorro que cree que ha contraído una enfermedad venérea mortal, que al final sólo resulta ser la viruela del conejo. La mosca le amenaza con destruir su carrera desvelando su secreto, pero Trevor se interpone en el camino de la mosca justo después de publicar el articulo en un periódico sensacionalista y se la lleva a Bletch, que le arranca las alas y la tira por el wáter. Al menos si la mosca sobrevivió no le faltará comida porque estará rodeada de mierda.


La rana drogadicta lanzadora de cuchillos Winyard mata a su ayudante porque durante el ensayo tiene un mono del tamaño de King Kong. Sebastian, el zorro gay director de escena, está harto de Robert y se lo manda a Winyard para que sea su nuevo ayudante. En uno de sus delirios le cuenta a Robert que estuvo en Vietnam combatiendo con los Charlies (ese flashback es especialmente bueno).

Voy a saltarme la parte de las pelis porno y del tráfico de drogas porque esto ya me está haciendo muy largo y lo mejor de la película es el final. Sólo digo que hay una escena de sexo entre una vaca y un saltamontes gigante y que en una huida Bletch y Trevor atraviesan una ballena con un coche.

La apoteosis final la protagonizan Heidi y una ametralladora. El primer intento de suicidio no tiene éxito debido al sobrepeso de Heidi, por lo que decide probar otro método, encañonarse con una ametralladora que hay en el despacho de Bletch. Pero en ese momento entra Samantha, la amante de Bletch, y no tiene otra que hacer que vacilarle a Heidi, que ni corta ni perezosa acribilla a tiros a la gata. Con su locura asesina desatada se lía a tiros con todos el que se le pone por delante hasta que llega al escenario y arremete contra el público que huye despavorido. En uno de los palcos, al cual Heidi destroza a balazo limpio, está Bletch, que una vez está en el suelo le pide clemencia a Heidi y le dice que aún la ama, pero lo único que está haciendo Bletch es ganar tiempo para que Trevor la desarme. Heidi se da cuenta y los mata a los dos. Lucille también está a punto de morir a manos de Heidi pero en ese momento llega Robert por los aires al estilo Tarzán y la salva, y así es como se desentuerta el entuerto anteriormente mencionado. Al final Arthur, el gusano viejuno, consigue calmarla y llama a la policía. De toda la compañía sólo sobreviven Robert, Lucille, Sidney y el engendro de su hijo, Arthur y Heidi. Arthur se retira al campo y Heidi trabaja como cajera después de haber cumplido 10 años de condena.

Se me olvidaba mencionar el momentazo de la película, que es cuando Sebastian, el zorro gay, decide salvar el espectáculo que se está yendo a tomar por saco con una canción escrita por el mismo y titulada Sodomía, no tiene desperdicio.

Aquí dejo la web de la película por si queréis consultar la ficha técnica y demás cosas: http://www.ween.net/feebles/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores